INFLACIÓN: ¿LA PRÓXIMA AMENAZA?

Por Juan Castañeda y Tim Congdon

Institute of Economic Affairs
18 de junio del 2020



NOTA DEL TRADUCTOR: Este libro o folleto, si le interesa, puede conseguirlo gratuito en el sitio del Institute of Economic Affairs, en https://iea.org.uk/publications/33536/ y es útil para todo interesado en asuntos monetarios. Y vean la similitud con lo nuestro.

RESUMEN

  • La reacción política ante la pandemia del Covid-19 aumentará masivamente los déficits presupuestarios de todos los principales países del mundo. En un alto grado esos déficits se monetizarán, con un fuerte endeudamiento de los gobiernos, tanto en bancos centrales nacionales, como en bancos comerciales.
  • La monetización de los déficits gubernamentales, combinada con el apoyo oficial a préstamos bancarios de emergencia a empresas con problemas de liquidez, está conduciendo -y continuará haciéndolo por varios meses- a tasas de crecimiento extremamente elevadas en la cantidad de dinero.
  • La crisis ha mostrado de nuevo que, bajo sistemas monetarios fiduciarios, el estado puede crear tanto dinero como quiera. Virtualmente, no hay límite para la creación de dinero. El reclamo supuesto de que ‘la política monetaria se agota a tasas de interés bajas (si no es que de cero)’ no tiene base teórica o empírica.
  • Para mediados o fines del 2021, la pandemia debería estar bajo control y se vislumbra un enorme rebote en los mercados financieros y en la demanda y producción agregadas. Las extremamente altas tasas de crecimiento monetario hoy vistas -a menudo a una tasa anual porcentual de dos dígitos- instigará un boom inflacionario. La escala de ese auge estará condicionada por la velocidad del crecimiento monetario en el resto del 2020 e inicios del 2021. El crecimiento monetario en Estados Unidos ha llegado a los mayores niveles históricos de tiempos de paz, sugiriendo que la inflación para los consumidores se moverá a dos dígitos, en algún momento de los próximos dos o tres años.
  • Los bancos centrales parecen ser descuidados ante los riesgos inflacionarios inherentes en el financiamiento monetario de los sumamente ampliados déficits gubernamentales. Siguiendo el consenso del llamado “Nuevo Modelo Keynesiano,” sus economistas ignoran los cambios en la cantidad de dinero. Muchos de esos economistas creen que la política monetaria se define exclusivamente por las tasas de interés, con un enfoque estrecho en la tasa de política del banco central, las tasas de interés a largo plazo y la curva de rendimientos.
  • La teoría cuantitativa del dinero hoy brinda -como siempre lo ha hecho- un marco teórico que relaciona las tendencias en el crecimiento monetario con cambios en la inflación y del PIB nominal en el mediano y largo plazo. Una condición para regresar a los actuales niveles meta es que la tasa de crecimiento monetario se devuelva a las tasas anuales, de un aumento de alrededor de un 6 por ciento o menos.
El Dr, Juan Castañeda es director del Instituto de Investigación Monetaria Internacional (IIMR). El profesor Tim Congodn es presidente del IIMR.